Haz buen marketing. No dejes de dedicar una parte de tu tiempo a promocionar tu huerta, tu forma de trabajar, tu equipo y a ti mismo. La imagen es tan importante para tu marca como para cualquier otra marca. No caigas en el error de pensar que con un buen producto de tu huerta es suficiente.

Tu teléfono: tu gran herramienta de marketing

Tu teléfono móvil es tu cámara de fotos y tus redes sociales. Esas dos cosas son las que te van a permitir tener la visibilidad que hasta hace unos poco años era impensable a no ser invirtieses una buena suma de dinero. Antes, si uno quería que la gente conociese sus productos o servicios, tenía que pagar por obtener algún espacio publicitario. La prensa, la radio, la televisión. Salir en los medios costaba dinero, mucho. Hoy día, tan sólo invirtiendo en un teléfono móvil actual tienes la posibilidad de llegar a miles de personas gratis. Y pagando poco dinero, gracias a anuncios de Facebook o Instagram, el alcance es altísimo.

Tu teléfono debe tener una cámara de fotos potente, que te permita hacer buenas fotos y vídeos en alta resolución. No quiere decir que sea el más caro, ni muchísimo menos. Que sea actual y de precio medio es suficiente. Y si de redes sociales hablamos, a día de hoy (2020) las más importantes para nuestro sector son dos: Instagram y YouTube. Te sugiero que empieces con Instagram, que cada vez tiene más funcionalidades y más gente la usa diariamente. Una vez que ya controles una red social, puedes empezar con otra paralelamente. Instagram es una red social sobre todo visual, donde la imagen lo es todo. Para nosotros, que trabajamos con plantas, con espacios abiertos, con nubes y atardeceres épicos, Instagram nos viene que ni pintado. Parece una red social hecha para la huerta.

Cúrrate tus publicaciones

A la gente no le impresiona ni atrae especialmente ver una cesta con algunos calabacines y un par de berenjenas. Ahórrate publicar a menudo ese tipo de post. La gente ve eso todos los días en las tiendas y supermercados a los que asisten. Y los ven más relucientes, en mayor cantidad y hasta con mejor iluminación. La gente quiere ver algo más. Quiere saber cómo se ha cultivado, dónde, qué aspecto tiene el espacio cultivado, cómo es esa huerta. Quiere ver el gesto de cortar la berenjena de la mata o el vídeo de cómo se planta. Pero hay mucho más. Tus herramientas, la importancia de la tierra, el compost, tu logística. Enseña lo que sucede entre bastidores. Realmente las posibilidades son infinitas, pero intenta salir de foto típica a la que nadie va a prestar más de un segundo de atención.

Los textos son importantes. También deben de tener un contenido interesante, atractivo y que cuenten cosas. No te conformes con cualquier cosa. Esto no quiere decir que debas pensarte el texto para un post durante 60 minutos. No, pero tampoco será suficiente con un minuto. Si publicas dos o tres post por semana, que tengan un sentido y aporten algo de valor. Tómatelo como una parte de tu trabajo. Sí, es verdad, nadie te paga por eso (ahora), pero estás invirtiendo en tu marca, en el futuro de tu negocio.

¿Y qué tiene esto que ver con el marketing? podrá preguntarse alguien. Todo. Tu marca eres tú. Cómo transmites lo que haces es clave para que la gente quiera saber más de ti. Y si a la gente le gusta tu historia, le convence, querrán tener acceso a tus productos (y servicios).

Material publicitario para el mercado

Si acudes al mercado de productores también debes cuidar al máximo tu imagen. Para estas ocasiones un Roll-up (busca en Internet, encontrarás muchas empresas que los hacen) te servirá. Personalmente a mí me gusta ver el aspecto general de una huerta, no una foto de un cultivo concreto. Por eso, yo opté cuando comencé por hacer un Roll up cuya imagen en grande fuese mi huerta. Y funcionó muy bien. Mucha gente que pasaba por mi puesto comentaba sobre la foto de la huerta. Y esa foto me servía además para explicarles qué aspecto tenían los productos expuestos antes de ser cosechados. De ese modo conectaba a la gente con lo que estaba haciendo: cultivar verduras sanas en una huerta orgánica bien atendida y colorida. Y la gente que me compraba podía ver de dónde venían mis productos.

También puedes tener flyers pequeños para esa gente que te compra en el mercado y quiere saber más de ti. Resérvate flyers para los más entusiastas y también para los que más gasto hacen en tu puesto.

Pero, ¿y cómo crear diseños atractivos con tus fotos? Yo utilizo Canva. Con este programa, en su versión gratuita, ya puedes hacer diseños súper atractivos y sin tener nociones de diseño.

Verano de 2019, mercado de la Cámara Agraria de Madrid. Fíjate en el Roll up al fondo mostrando la huerta.

Material publicitario para tiendas y restaurantes

Para los restaurantes también es muy aconsejable acompañar tu primera visita con algún flyer (foto de abajo) donde puedan ver qué aspecto tiene tu explotación. Puedes tener imágenes además de ciertos productos que vayas a ofrecer (y que no hayas traído contigo) y un texto breve sobre tus especialidades. Claro, debes llevar una muestra de tus productos para que prueben. Tu primera impresión ya sabes que es importante, y cuanto más atractivo lo presentes mejor sabor de boca tendrá la persona con la que te entrevistaste.

En tu primer contacto con el restaurante, limítate a ser breve en tus explicaciones. Los chefs son personas muy atareadas que a penas tendrán unos minutos para atenderte, Les interesa en primer lugar tu producto si es bueno. Ya conocerán tu historia después. Por eso, déjales un flyer con información e imágenes atractivas que acompañen la breve entrevista. Tienes que mostrar desde un principio que eres además de una huerta comercial, un negocio serio. Y los negocios serios cuidan mucho su imagen, nos guste o no.

Flyer informativo. Por detrás un pequeño texto explicativo y datos de contacto. También lo hice con Canva.

Share This